+52 615 152 0046
Av. Emilio Carranza y calle plaza, s/n, Centro, 23920, Santa Rosalia, B.C.S.

Crónicas


Crónica del Minero

Santa Rosalía es una ciudad que ha tenido diversas vicisitudes y manifestaciones de índole cultural que la ubican en un plano de relevante importancia en el contexto nacional. Su existencia no solo nos refiere a una ciudad protagónica, impulsora e industrializadora en el manejo del mineral extraído de sus entrañas, si no que nos muestra a una entidad precursora de hechos que han dado solidez a instituciones surgidas de su propia constitución.

En su edificación y desarrollo, este mineral enfrentó tres ciclos históricos que lo marcaron por siempre y de los cuales se han vertido multiplicidad de relatos que reflejan lo que fue la vida misma de un enclave minero surgido a partir del descubrimiento del material que a la postre sería el factor que detonaría la industria del cobre.
Primero, desde su descubrimiento en 1868 hasta el año de 1884, época considerada de los pequeños empresarios y parteaguas del futuro promisorio que se avizoraba para esta región de las Californias.
Segundo, el ciclo considerado cómo el espacio donde se crea y se funda la población de Santa Rosalía que inicia formalmente el 7 de julio de 1885 hasta el 22 de enero de 1954, mediante la inversión de capital francés. 
Tercero, el ciclo que abrió un resplandor en la vida económica de Santa Rosalía al mantener la utilidad de aquellos hombres que se aferraban al cierre de su fuente de empleo y que por espacio de 31 años continuó sus actividades desde 1954 hasta 1985.
Cada uno de estos ciclos tuvo su propia solidez, en el funcionamiento y los resultados que se obtuvieron, y sin objeción, no fue otra cosa más que gracias a la mano de obra proveniente del obrero contratado con esa finalidad.
Estos trabajos de importancia tal para la vida económica de una nación o comunidad, no habría tenido sus efectos, sin la participación del hombre dispuesto a hurgar, excavar y extraer la esencia de unas entrañas prometedoras que revelaban la posesión de grandes cantidades y de calidad del mineral descubierto.
Su vida, la de él, no fue ni ha sido sencilla, su trabajo le exigió y lo sigue haciendo, multiplicidad de riesgos, en los cuales su sacrificio y la voluntad por superar escollos, le llevan a realizar esfuerzos físicos extraordinarios. Su trabajo no ha pasado inadvertido, de él se da cuenta en la historia contemporánea por los hechos pasados y los propios que actualmente se advierten.
Reseñar la vida del minero, es recordar y valorar todo lo que han hecho, es rendirle un tributo por su dedicación y la valentía con el que encaran su trabajo, es hoy mostrarles nuestra empatía, simpatía y admiración por su noble esfuerzo de hacer posible que la tierra continúe prodigando y produciendo riquezas que renuevan la fe de un pueblo con vocación minera.
Sin desmerecer otras acciones en el territorio mexicano, si es propio señalar, que Santa Rosalía no sólo fue una población naciente con una pujante empresa minera que dio pauta al desarrollo de la zona, si no que fue también precursora de la defensa de los derechos e intereses del trabajador minero, como lo avala la creación inicialmente del primer Sindicato Minero de Santa Rosalía el 23 de octubre de 1923, cuya organización fue la pionera en el noroeste de país, alcanzando su legalización al protocolizarse el 5 de Enero de 1924.
El 11 de julio desde el año de 1934 cuando se constituye el Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, la fuerza y la seguridad de todos los mineros en al país, tuvo un vuelco trascendental, puesto que se da paso a un gran Sindicato Nacional que vendría a aglutinar y defender los intereses profesionales, económicos y laborales de un gremio de trabajadores que requería de una mayor representación con capacidad plena de negociación; para entonces se constituye la Sección 117 dependiente del gran Sindicato Nacional en Santa Rosalía, Baja California Sur.
Hoy se conjugan nuevos factores en la vida del minero, mayores mejoras han venido obteniendo, ya no son los años del ayer, ante ello también la Santa Rosalía del entonces Distrito minero de Santa Águeda observa nuevos derroteros, su minero de nuevo encara un reto ante una empresa de carácter extranjero que ha llegado con la posibilidad de abrir de nuevo las entrañas de esta bendita tierra que sigue dando cobijo a hombres y mujeres que de pie confían en su porvenir.
El XVI Ayuntamiento de Mulegé patentiza al minero su indeclinable propósito de coadyuvar en el fortalecimiento de su entorno laboral y junto a ellos, pugnar por que cada vez se cimenten mejor las acciones que les lleve el beneficio colectivo.
El Alcalde Mulegino Felipe Prado Bautista externa su beneplácito por este aniversario y felicita cordialmente a cada uno de los mineros que forman parte de esta fuerza laboral que se aglutina en todo el municipio de Mulegé.

 

Cine Trianón

Coincidencias o similitudes? en Santa Rosalía a principios del siglo XX. El cine Trianón.

El siglo XX fue un siglo de violencia excesiva. Ello se manifestó sobre todo en los años 1914 y 1939, los comienzos de la Primera y la Segunda Guerra Mundial respectivamente. Ambas guerras mundiales y el colapso del imperio soviético fueron sucesos importantes no solo para Alemania, sino para toda Europa, cuyos hechos alcanzaron en la época, a familias francesas qué mantenían una relación durante los servicio del jefe familiar en la Empresa Minera El Boleo de Santa Rosalía. 
Por lo convulso del mundo, la población requería espacios de entretenimiento dado las circunstancias qué prevalecían. Había que buscar medios qué distrajeran la atención para no estar cautivos de los horrores de la guerra a qué se enfrentaba el mundo, porque por igual, los efectos llegaban hasta lo más apartado del globo terráqueo.
Coincidencias o similitudes? No lo sabemos, pero si se dieron circunstancias que mostraban la idea de un distractor qué alejara la atención y sobresalto de lo qué ocurría. 
Hasta aquí el Cine Trianón fue uno de los primeros centros cinematográficos qué se asentaron para contribuir en el esparcimiento y la mejor manera de mantener alejada a la población de lo que el continente Europeo sufría. 
Cuba lo conoció en los años de 1920 a 1930. El cine Trianón, ubicado en la avenida Línea en El Vedado contribuyo en éste país a alejar el impacto de las guerras; el Trianón se inauguró en 1920. Fue diseñado por Joaquín Weiss (1894- 1968). El inmueble aún conserva su fachada original cuyo lenguaje arquitectónico es muy parecido al que mostraban los teatros de la época. En 1919 se construiría el edificio sede del cine Trianón, que comenzó a prestar servicios en 1928 como cine y hacia la década de los 30 cómo teatro, epoca de ascenso del movimiento teatral de éste país. Sin duda algo muy similar a nuestro Trianón, aparte de cine y teatro, hasta el llegaron también eventos deportivos cómo el Box. 
Durante la época de la explotación del cobre en Santa Rosalía por la empresa EL Boleo, surgió con las mismas características de otros teatros, una sala cinematográfica utilizada también para otro fines, al igual que sus semejantes de otros países cómo Cuba. 
El teatro "Trianón" se edificó a principios de siglo (1901), en el centro del pueblo junto al mercado; tenía cupo para ochocientas personas y a su interior no faltó la clásica división de gallola, preferente y luneta. Había sesiones de gala con compañías de ópera y teatro traídas especialmente de Europa, ocasión que aprovechaban los franceses y empleados "distinguidos" para lucir el frac o traje masculino de formalidad y desparramar los perfumes franceses de magníficas fragancias. Para el populacho las compañías teatrales presentaban comedias y se organizaban bailes populares. Esta sala tuvo en sus momentos grandes audiencias qué gustaban de lo que ahí se presentaba y, cómo en Cuba también sirvió cómo escenario boxistico. 
El cine Trianón de Santa Rosalía no sobrevivió al paso de los años y aunque en Cuba aún se mantiene vigente, el nuestro vio caer su telón. 
Hoy sólo tenemos su espacio dónde un día se edificará para la distracción de un pueblo qué requería esos momentos de esparcimientos.

Crónica de Ignacio Ramirez "el Nigromante" en Mulegé.

Crónica de Ignacio Ramirez "el Nigromante" en Mulegé.
(1857.

Víctima de las persecuciones del Partido Conservador en la época de la Reforma, llegó hasta este alejado lugar el "Nigromante", aparentando ser un simple aventurero se dio a la búsqueda de trabajo para subsistir el tiempo que permaneciera en este pueblo de Mulegé.
Don Macario García le proporcionó alojamiento y le dio trabajo en su huerta donde desempeño tareas rústicas de campesino y espantacuervos en la mencionada huerta conocida como "Huerta Lere" por haber sido propiedad del Súbdito francés Placido Lere.
El Nigromante poco a poco fue conquistando la confianza de su amo al cual empezó a sorprender con sus altos alcances literarios, al mismo tiempo, ayudándole mas adelante en litigios y consejos que de mucho sirvieron a Don Macario. Siempre ocultando su verdadera personalidad el Nigromante, siguió por algún tiempo prestando sus servicios y disimuladamente se enteraba de los sucesos y noticias de la Política interna en el país, por medio de los periódicos que el señor García recibía desde la capital mexicana.
De esta manera un día de tantos el Nigromante se entera del triunfo de los liberales y no esperando más se desaparece del pueblo, dirigiéndose a la ciudad de México, sin despedirse de nadie. Al poco tiempo de esta desaparición inesperada, Don Macario recibe una carta acompañada de una fotografía, en la carta el Nigromante revelaba su verdadera personalidad y le patentizaba un profundo agradecimiento por la hospitalidad y la confianza recibida a su persona.
En la fotografía autografiada se leía al reverso el siguiente mensaje: "Muchas gracias Don Macario por el cuerito de Chivo; refiriéndose a la cobija que Don Macario le proporcionara para cubrirse del frío.
Como es de suponerse Don Macario sintiéndose orgulloso de haber albergado a tan distinguido personaje, mandó construir una embarcación y lo bautizó con el nombre del "Nigromante", en honor al sirviente que le espantaba lo cuervos.

Autor "Homero Yee Lizardi" en su libro Mulegé ayer y hoy.

¿Quien fue el Nigromante?

Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada​, conocido como Ignacio Ramírez "El Nigromante", fue un escritor, poeta, periodista, abogado, político e ideólogo liberal mexicano. Es considerado uno de los artífices más importantes del Estado laico mexicano.
Nació el 22 de junio de 1818, en San Miguel de Allende, México
Falleció el 15 de junio de 1879, en la Ciudad de México. Estudió en la Real y Pontificia Universidad de México (1841–1845)
Escritor de diversas obras entre ellas: México en pos de la libertad y El Constituyente.

 

Crónica de chubascos en Santa Rosalía.

Sin duda los fenómenos meteorológicos han sido siempre de grandes riesgos para todas las poblaciones de Baja California Sur. Al llegarse las fechas en que estos se presentan existe zozobra en la ciudadanía y comienza el viacrucis, de manera preponderante, para las zonas serranas qué en muchos de los casos han visto desaparecer sus modestas propiedades y ven cómo sus caminos por dónde transitan a las zonas urbanas de pronto los aleja considerablemente por la desaparición de éstos bajo los arroyos.

Estos hechos naturales de manera paulatina, cómo nos lo explican quiénes estudian su comportamiento, han incrementado su presencia en los últimos años, pero afirman que la formación de varias tormentas sucesivas no es un fenómeno poco común especialmente en agosto, septiembre y octubre, los meses más activos de la temporada de huracanes.

“Es el momento máximo”, dijo Gerry Bell, el principal meteorólogo estacional del Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, su sigla en inglés). “Es cuando se forma el 95 por ciento de los huracanes y los grandes huracanes”.

Para saber si el cambio climático ha empeorado los meteoros de este año, habría que establecer los complejos vínculos entre el cambio climático y la actividad ciclónica pero todavía falta información.

Algunos efectos del cambio climático son más evidentes que otros. Conforme se calienta el planeta, la atmósfera puede conservar mayor humedad por lo que los huracanes, así como otras tormentas, producen mayor lluvia en promedio que en el pasado. Y conforme el nivel de los mares se eleva, el impacto de las marejadas causadas por los huracanes se espera que sean peores porque el aumento en el nivel ocurre sobre una superficie más alta.

Nuestra población minera (Santa Rosalía) tuvo un primer chubasco importante en el año de 1898; el cual causó grandes daños destruyendo vías férreas y edificios y causó la pérdida de muchas vidas. En 1911 ocurrieron dos tormentas, una el 30 de junio y otra el 4 de octubre; ambas causaron estragos en las casas y provocaron algunas muertes. La tromba más memorable, se precipitó sobre el poblado la noche del doce de septiembre de 1931. El saldo fue una docena de difuntos y trescientas casas arrasadas.

Para el 11 de septiembre de 1959 un nuevo temporal afectaba la media península dejando diversos estragos a su paso, Santa Rosalía y San Ignacio no se escaparon a la furia de este fenómeno.

Y así estos últimos años hemos padecido huracanes de gran intensidad recordándose por sus efectos al John, el Jimena y el Odile.

 

¿Sabe usted de donde proviene el gentilicio "Cachanía"?

Se desconoce con precisión el momento y la época en que esto sucede, ya que desde su fundación Santa Rosalía es denominada de esta manera, una vez que la cabecera del Distrito que era Mulegé cambia su sede a este pueblo minero adoptando su nombre por la patrona Santa Rosalía de Mulegé, ya que la patrona de los mineros es Santa Barbara.

Muchos opinan que viene del diminutivo de Santa Rosalía y para efecto de abreviar su nombre como tal, lo refieren como Cachanía, hipótesis que de alguna manera marca una tendencia pero sin ser la poseedora de la razón en forma total.

Otras expresiones señalan lo que antiguamente se decía que esto es producto de la emigración de los años treinta y la liquidación de los trabajadores del boleo en el año de 1945, quienes con toda su familia se trasladaron hacia las partes altas de Baja California, asentándose en los margenes de canales en los que crecía una planta llamada Cachanilla y de ah se cree se tomó el nombre de Cachanía.

Lo cierto es que ninguna de estas afirmaciones ha sido considerada como la autentica definición del gentilicio que nos identifica y da origen como parte de este pueblo minero surgido en el año de 1885.

Por otra parte, se especulo sobre una supuesta razón que proviene desde la misma llegada a estas tierras de quienes vendrían a conducir los trabajos de la empresa por la concesión Porfirista, dados los acontecimientos suscitados en Francia en los siglos XVI y XVII que se refería a las hechicerías.

De acuerdo a ello, uno de los primeros Gerentes lo fue el Ing. de la Forgue y se decía que profesaba la religión protestante, fiel seguidor de Martín Lutero y los Hugonotes. El ingeniero nace en en Aviñón o Burdeos, ciudades donde se practicaba con intensidad la hechicería. Existían comentarios de que en un cuarto de su casa tenía unos círculos concéntricos llenos de veladoras teniendo como fondo la figura de Satanás y el nombre de "Casshano, Dios de Luzbel".

Para cuando se presentaban quejas con él de los trabajadores mineros el Gerente los señalaba cómo "estos casanos, hijos de luzbel, refiriéndoles como Cachanos conflictivos y flojos. A los que posteriormente empezó a definir ya en un lenguaje más claro como "Cachanías", Esta es otra hipótesis que el propio pueblo creo.

También se dice que los indios Yaquis una vez que fueron traídos a la mina tenían en su dialecto el enunciado "lioj enchi anía" que significaba "Que dios los ayude" y que con el tiempo se derivó en "Cachanía"

Cualquiera que sea el origen que nos dio la identidad de Cachanía nos ha comprometido por años a preservar la riqueza patrimonial que hoy mostramos con orgullo a más de 100 años que se fundara.

Cachanía es por hoy nuestra tierra emblemática y sempiterna.

 

Sociedad Mutualista Progreso

103 años de existencia de la Centenaria y Benemérita Sociedad Mutualista Progreso, A. C. en la vida social de Santa Rosalía, B. C. S.
Éste 30 de abril se reafirmaron los lazos de amistad y fraternidad qué han impulsado a ésta institución filantropica.
Sus principios marcaron al mutualismo peninsular, ya qué desde los orígenes mismos de la Fundación de Santa Rosalía su constitución cobra una identidad muy propia de hermandad y esta tuvo un relieve de suma importancia en la defensa y ayuda entre los trabajadores de la empresa francesa El Boleo, toda vez que su objetivo fundacional fue el de proporcionar a la clase trabajadora de Santa Rosalía ayuda mutua en situaciones de desgracia personal, tanto moral y económico en caso de una enfermedad, o muerte del socio o de sus descendientes.
Las instalaciones qué resguarda la Sociedad Mutualista fue obra de sus propios socios y contó con el apoyo de la Compañía Minera el Boleo a partir de 1921, hoy éste inmueble es considerado Monumento histórico por el INAH y se le preserva bajo esas características.
Su primer ejercicio social que fue de 1916 a 1917, tuvo cómo primera mesa directiva al Profesor Matías Moreno, cómo Presidente y como colaboradores a Alberto Delegado, Carlos G. Boutier, Severiano N. González, Amadeo Zumaya, Gilberto G. Obeso, Manuel C. Sepúlveda, Cecilio B Ramos y Carlos L. Beltrán.

Estadio de Beisbol

El legendario estadio Hidalgo de grandes recuerdos en el béisbol de Santa Rosalía qué vio pasar innumerables beisbolistas qué dieron gloria a éste deporte. Hoy éste espacio es ocupado por la escuela Benito Juárez.

Parece que fue ayer.

Un fuerte rodado por tercera base es atajado por la defensiva férrea de la humanidad de Gilberto "el caballo" López, arquea su brazo enguantado y la bola se incrusta en él, suelta un obus a la primera base y consume un out importante. Mientras tanto en las gradas del estadio Hidalgo se escucha fuerte expresión de asombro por la celebración de ésta jugada qué corta un indiscutible imparable qué arribaría al jardín izquierdo. Los fanáticos de la Progresó lo premian con una ovación y aplausos a rabiar. Mientras toman su turno al bat "LOS CUERVOS" desde la receptoria de la "PROGRESO" el "valor Alvarez" recibía los disparos desde la loma de los lanzamientos del"zurdo Robles "," chambelán García" o "el Calay".
Cuándo correspondía el turno a la Progresó por la tercera siempre estaba "Lucio Vargas", quien era el mánager.
Sancionando el partido podíamos escuchar bola, strike, out, ponche al ampayer principal "Cornelio el viejo Domínguez".
No había domingo tras domingo qué el pueblo no se concentrará en el estadio. Toda la algarabía de ellos se escuchaba a distancias sobretodo cuándo se enfrentaban los Cuervos y la Máquina gris de la Progreso. Pero todo se apaga un día cuándo desaparece éste inmueble cómo parque deportivo y lo transforman en la hoy Escuela primaria Benito Juárez. Los recuerdos aún perduran pero aquella hermandad social cultivada por Lucio Vargas, Viejo Domínguez, Valor Alvarez, Los Rosas, Los Caballo López, Los Tebitas, La palomilla del Güero Murillo, Zurdo Robles, Ramiro Castelo, Celaya, Chambelán García, Kiko Rousseau, Matías Villalvazo, Cubano Osuna, Carlos Casillas, Cali Beltrán, y otros tantos deportistas de bien qué hacían del deporte rey una fiesta cívica todos los domingos, se apaga para ya nunca más hacer vibrar el centro histórico de la centenaria Cachania. Parece qué fue ayer........